Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • amores verdaderos balazo jose
  • Próximo álbum

Arriaga casi muere protegiendo a Victoria

La vida de la familia Balvanera ha dado un giro de 360° al convertirse en el objetivo de unos maleantes, por ello han tenido que contratar la protección de dos guardaespaldas, José Ángel y Francisco Guzmán.
Y han hecho bien en contratar a este par, su vida ya nunca será la misma, no mientras los asesinos continúen insatisfechos.
Ahora Victoria sufrió el segundo intento de asesinato. Ella solo alcanzó a decir en voz baja: “Arriaga, Arriaga”, pero su guardaespaldas no la escuchaba del todo.
Mientras tanto en la mansión, Nikki realizaba sus ejercicios diarios para mantener su gran cuerpo. Pero esta vez pasó algo muy distinto, que no forma parte de la rutina.
Nikki cayó desmayada al agua de manera misteriosa, ¿qué podrá ser? ¿Tendrá que ver con sus vómitos que ella misma ha provocado?
En la tienda Arriaga encuentró los lentes de Victoria, y de inmediato se percató de lo que estaba sucediendo.
Los maleantes llevaron a Victoria hasta el estacionamiento para alejarla del centro comercial en donde estaba comprando ropa para su guardaespaldas.
Nikki continuaba flotando sin conocimiento y nadie se percataba.
De repente llegó Francisco, más no se sorprendió al ver a Nikki flotando en la alberca pues pensó que se trataba de otra broma de la chica: “Ay Nikki, qué dijiste, Guzmán ya se tragó el juego otra vez”.
Arriaga interrogó exhaustivamente a la empleada sobre el paradero de Victoria pero solo le dijeron que había salido con un hombre.
José salió corriendo de la tienda sin pensar que llevaba la ropa que se estaba probando. La policía rápido fue tras de él.
Los asesinos apuraban el paso para sacarla de la plaza, no podían matarla entre tanta gente.
Guzmán comenzaba a preguntarse si sería cierto o Nikki estaba fingiendo.
El reloj le hizo notar que Nikki ya llevaba mucho tiempo en el agua y eso no era algo normal para una chica.
Sin pensarlo nuevamente se lanzó al agua al rescate de Nikki.
Ya afuera notó que su pulso era escaso y tuvo que realizar maniobras para regresarle el aire mientras los sirvientes llamaban a una ambulancia.
Victoria se encontraba desesperada y al mismo tiempo aterrada por lo que le iban a hacer estos hombres.
El temor no le impidió que consiguiera zafarse de los brazos de los maleantes y echó a correr como si no hubiese un mañana.
Arriaga llegó al estacionamiento y se alarmó de inmediato al escuchar disparos.
Francisco se encontraba muy preocupado y gritaba para saber si la ayuda ya se encontraba en camino, de otra forma Nikki moriría.
Victoria era muy cautelosa y decidió esconderse entre los autos que se encontraban estacionados hasta que…
Una mano misteriosa la tomó de la boca. En ese momento pensó que su vida había terminado.
La ambulancia llegó a tiempo por Nikki para llevarla al hospital más cercano, parecía que se mantendría con vida gracias a Guzmán.
La mano extraña que tomó a Victoria era la de Arriaga que apareció justo a tiempo y sin que los maleantes lo viesen.
Victoria ya estaba más tranquila en los brazos de su salvador y daba gracias. Pero esto no había terminado.
Uno de los sicarios encontró a Victoria y se preparaba a matarla cuando Arriaga utilizó sus movimientos de “James Bond” para desarmarlo.
Los sicarios se percataron de la llegada de la policía por lo que decidieron huir.
En su camino uno de los sicarios asomó por la puerta de la camioneta y apuntó a Victoria que se encontraba distraída.
Pero Victoria cuenta con el grandioso José Ángel que rápidamente tomó una postura para protegerla.
La bala del sicario fue a parar en el hombro de José, dejándolo malherido.
Victoria se encontraba muy agradecida con su guardaespaldas pero también consternada por la herida que había sufrido.
“¡Ayuda! ¡Ayuda!”, gritaba Victoria esperando a que la policía que se encontraba cerca acudiera para rescatar a Arriaga.
Y esto fue tan solo el primer día de trabajo protegiendo a la señora Victoria.
Salsero no estaba nada feliz de saber que Victoria se encontraba con vida. Él es la mente maestra detrás de estos intentos de asesinato.
Nikki recobró la conciencia cuando su mamá ya se encontraba a su lado en el hospital: “¿En dónde estoy?”, no recordaba nada.
Los doctores diagnosticaron a Nikki con anemia, así que todo fue causado por sus ganas de bajar de peso. Muy mal jovencita.
Arriaga también llegó al mismo hospital, así que Victoria pudo visitarlo de inmediato y le dedicó las siguientes palabras: “Yo tenía razón, usted es mi Ángel de la Guarda”, a lo que José se mostró muy apenado.
¿Podrá Arriaga mantenerse con vida para proteger a Victoria? ¿Cuál será el siguiente golpe de Salsero? ¿Conseguirá Guzmán descubrir la causa del desmayo de Nikki? ¡No te pierdas Amores Verdaderos por Univision!

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Guzmán y Arriaga, ¡cayeron en las garras de dos mujeres de cuidado!

¿Dónde quedó el amor? ¡Sofía explotó contra Chava!

¡Les dijimos que se portaran bien! Sus finales fueron espeluznantes

Cupido las anda buscando, ¡están solteritas y sin compromiso!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda