Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • amores verdaderos victoria salva a arriaga
  • Próximo álbum

Victoria Balvanera al rescate de Arriaga

La expedición de Arriaga para conseguir un poco de leña y llevar calor a Victoria resultó ser algo salido de sus peores pesadillas.
El paseo por el bosque se complicó con la lluvia, haciendo que “Arriaga of the Jungle” cayera hasta un río y se golpeara con las rocas, pero eso no fue lo peor.
Un rayo impactó contra un árbol, incendiándolo y posteriormente cayó sobre nuestro “súper superman”.
El sexto sentido de Victoria le indicaba que algo se encontraba mal, no era normal que Arriaga se tardara tanto y la lluvia empeoraba a cada minuto.
Así que Victoria salió en la búsqueda de su guardaespaldas, “¡Arriaga! ¿Dónde estás?”.
“¡Aquí abajo señora!”, la desesperación comenzaba a apoderarse de Arriaga que no podía escapar.
Pero Victoria no es la única con un sexto sentido, Cristina sabía que algo malo estaba pasando con su esposo.
Aunque su pensamiento no era sobre la salud de Arriaga, sino sobre su fidelidad y las cosas que podría estar haciendo con Victoria, solos en esa cabaña alejada de todos…
Victoria llegó hasta donde se encontraba Arriaga, todo pintaba para que se convirtiera en tragedia.
La desesperación y el miedo inundaron a Victoria que sintió el temor de perder a su querido guardaespaldas que en varias ocasiones ha salvado su vida.
La señora Balvanera tuvo que tomar una decisión rápida y lo mejor que podía hacer era buscar ayuda.
Fue en este momento en que Arriaga perdió el conocimiento, algo que espantó demasiado a Victoria. Pero no debía dejarse paralizar por la situación.
Con gracia corrió hacia el lago para tomar el bote en el que habían llegado a la cabaña, sólo que había un gran problema: el temor de Victoria al agua.
Victoria recordó el nacimiento de su temor. Un día de pequeña se encontraba en el mismo lago en un pequeño bote jugando con su muñeca.
La muñeca cayó al agua y la pequeña Victoria intentó ir por ella. La pobre no sabía nadar bien y estuvo a punto de morir ahogada.
Sin embargo, el recuerdo del pobre Arriaga le dio valor a Victoria que manejó el bote hasta tierra para encontrar ayuda.
La desesperación ayudó a Victoria a regresar lo más pronto posible al lado de Arriaga.
Victoria se preocupó más al ver que su “Ángel de la Guarda” no respondía a nada, este podría ser su final.
Pero Victoria no llegó sola, venía acompañada de un doctor que de inmediato diagnosticó a Arriaga y encontró que solamente le faltaba el aire y por ello había perdido el conocimiento.
Con el doctor venía un grupo de personas que ayudaron a remover el tronco para que pudiesen mover el cuerpo del malherido Arriaga.
La angustia de Cristina aumentaba y ahora se convertía en desesperación. Pobre Arriaga, lo que le espera cuando llegue a su casa.
El estado físico de Arriaga no era tan malo, fuera de perder el conocimiento y posiblemente un par de costillas fracturadas, nada de qué alarmarse.
“Arriaga of the Jungle” recuperó la conciencia en cuanto el aire subió a su cabeza y de inmediato pensaba ponerse en pie. Todo un “súper superman”.
Pero Victoria y el doctor le impidieron que se levantara y con asistencia lo llevaron hasta la cabaña para que reposara.
La fortaleza de Arriaga es de otro mundo y esa misma tarde estuvo en pie, sólo con un poco de dolor.
Victoria preocupada le insistió a su guardaespaldas para que reposara durante un momento en el sillón.
Balvanera tenía que hacer una llamada a su esposo que no había llamado para avisar sobre su arribo.
Nelson había enfrentado algunos problemas que debía resolver personalmente, en especial con Kendra.
Victoria escuchaba a su esposo con sospecha y decepción pero no podía pensar mal de él.
“No podré llegar, tengo mucho trabajo”, decía Nelson que estaba muy ocupado con Kendra.
La llamada dejó muy pensativa a Victoria pero para su fortuna a su lado estaba Arriaga para animarla.
“Deme su mano”, Arriaga es muy directo con Victoria, algo que ella aprecia mucho.
“Quería agradecerle porque hoy salvó mi vida -dijo Arriaga mientras sostenía las manos de Victoria- superó su miedo para salvarme, gracias”.
El agradecimiento de Arriaga venía desde el fondo de su corazón, en esta ocasión sintió la muerte muy de cerca.
Estas palabras crean un conflicto dentro de Victoria, dándole nuevas esperanzas pero acrecentando otros miedos, ¿sucederá pronto algo entre ellos? ¿Tardará Victoria en conocer la relación de su esposo con Kendra? ¡No te pierdas Amores Verdaderos por Univision?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

¿No que lo de Arriaga era la naturaleza?

¿Qué te pasó Isabela? ¡Te urge una peinadita!

Rafael Trujillo es el hombre más amado en República Dominicana

¡Pedro Fernández es todo un superhéroe!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda