Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Amores Verdaderos cap. 62
  • Próximo álbum

Nikki insulta a su madre

Kendra cita a Salsero para pedirle que complazca uno más de sus caprichos, esta vez quiere algo muy simple: ¡Un hijo!
Guzmán detiene a Nikki, después de un apasionado beso, le dice que lo sucedido no es correcto, que deje de jugar con él.
Nikki lo atrae de nuevo y le dice que lo dejará en paz si le da un beso, justo en el momento en el que Polita entra a la habitación.
Victoria por fin termina su obra maestra, un lienzo de Arriaga, su gladiador, su guardían.
Salsero desprecia a Kendra, le deja claro que no estará de nuevo con ella, que está enamorado de alguien más y es hombre de una sola mujer.
Paula le dice a Beatriz que no puede estar con Santino mientras tenga otros compromisos por concluir, pero que debe ser feliz, ella explota y le reclama que no podría hacer algo para lastimar a su hijo, como su madre hizo con Francisco y con ella.
Salsero reta a Guzmán, lo cuestiona acerca de su comportamiento, le recuerda cuál es su lugar en la casa de los Balvanera.
Victoria se entera de la borrachera que se ha puesto Nikki, intenta aclarar las cosas con ella, pero la relación entre madre e hija cada día es más complicada.
Nikki se atreve a decirle a su madre que no ha sido una buena esposa, que es tan endeble que le han sido infiel, Victoria le responde con una cachetada fulminante.
Adriana Balvanera se encuentra con Paula Trejo, finalmente podrá interrogarla sobre lo que sucedió con su hija.
Paula le dice que no sabe nada de su hija, pero entiende su sufrimiento, el dolor de perder un hijo. Ambas han sido víctimas de la crueldad de Aníbal Balvanera.
Victoria manda llamar a Arriaga, le dice que no piensa ir a trabajar, es un manojo de lágrimas, él no puede hacer más que preocuparse por su patrona, la mujer que le ha dado tanto.
Nikki se niega a visitar la clínica para tratar su problema alimentario, está enojada con Guzmán porque piensa que pasó la noche con Polita. Su descortesía es tal que Francisco no sabe qué pensar de ella, está cansado de sus berrinches.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Nikki y Guzmán se comen a besos

Veranazo en Univision Radio

Competencia de disfraces en Univision Houston

Humor: 15 fallos de la ingeniería.

Disfruta más imágenes
a tu izquierda