Fieras hasta el final

Univision.com | Mar 24, 2007 | 12:00 AM
El juramento que Mariangela hiciera sobre la tumba de su padre se cumplió aunque sin gran ayuda del personaje de Gaby Espino. Siendo la heroína, Mariangela sólo podía perdonar y no tomar venganza. No hubo necesidad, las Fieras se encargaron de devorarse entre ellas.
Demián, explotó gracias a los buenos servicios de su cuñada, amante y casi hijastra, la sin par Jocelyn. Sólo que el muy ladino, presintiendo la traición de la Fiera, se encargó de que la justicia la encarcelará. No hay cárcel a prueba de Jocelyn, por lo que ésta escapó sólo para suicidarse despeñándose después de abrirse las venas.
Hasta el final, Jocelyn tuvo genio de fiera. Abofeteó a su hija, se fue a las manos con su madre y golpeó a su hermano Leonardo para poder huir de la cárcel. Miriam, en cambio, prefirió arrepentirse y por fin llamó "hijo" a Leonardo. Otros villanos también eligieron el camino de la redención. Eso hizo Tiberio al salir de la cárcel. Rogelio y Karen se arrepintieron y comenzaron un romance para celebrar su cambio.
En cuanto a los buenos Gabriel y Mariangela celebraron su tan esperada boda; a pesar del dolor que les causó la muerte de Regina, Juan Cristóbal y Paulina continuaron su historia de amor, y a Leonardo se le escribió un romance aparte. Un personaje tan noble no podía terminar solo.
Mundo De Fieras fue un producto típico de lo que Salvador Mejía nos tiene acostumbrados, con muchos villanos, muchas escenas fuertes, asesinatos a granel y un final feliz que resulta anticlimático puesto que después de tanta desdicha, ¿Quién puede ser feliz?
En ese escenario, es natural que brillen más quienes interpretan personajes negativos. Esta vez le tocó a Edith González. En su primer rol de villana, Edith se "comió la novela", opaco a la protagonista y le dio un rostro a una historia con su interpretación de la Fiera Jocelyn que todo lo arreglaba matando y cuyo propósito vital era hacer el mal. Detrás de ella vinieron Helena Rojo, siempre impecable, y Michelle Vieth que se destacó con su chispeante y malévola Karen, también su primera incursión actoral al plano de la maldad.
César Evora es incapaz de una mala actuación, a pesar de que sus personajes son famosos por sus malas acciones. Aquí fue rol doble para el actor cubano. Como Gabriel se esmeró en verse guapo y trágico; como Demián, su gemelo, se esmeró en verse malo, feo y chistoso.
Para bien o para mal, Mundo De Fieras será recordada más por sus peleas tras bambalinas que por su trama. Los múltiples rumores y problemas que surgieron alrededor de la figura de Gaby Espino fueron la mayor publicidad de la telenovela.
Es triste que tanta mala prensa haya creado una imagen de Gaby como mala actriz, puesto que no lo es. Ya hemos visto su versatilidad en roles como el de Princesa en Rebeca. Lo que sucede es que si se entra a un Mundo De Fieras se debe estar preparada para ser devorada por ellas. Enfrentada a un monstruo de la actuación como Edith González, y teniendo como única arma el rol pasivo y bonachón de la heroína por excelencia, Gaby no tuvo chance y sucumbió.
©Univision.com
Commentarios