Demasiado inocente

idt

Helena Rojo, Camila Sodi y Valentino Lanús fueron los protagonistas de Inocente de ti - Univision.com

Aunque muchos pueden quejarse de los refritos, como es el caso de Inocente de ti, lo cierto es que este tipo de telenovela ha venido a quedarse y sólo cabe esperar que nuevas versiones sean de igual o mejor calidad que la original. En honor a esta nueva adaptación, cabe anotar que se le hicieron cambios trascendentales a la trama, no todos aconsejables o eficaces.

En versiones anteriores, la heroína heredaba la fortuna de los Linares gracias a un matrimonio; el héroe era impotente, y la protagonista daba a luz gemelas, una de ellas deforme, que moría poco después de nacer.

Esta versión ha optado por cortar por lo sano, en todo el sentido de la palabra. La impotencia del héroe no fue tema principal y fue tratada de manera tan ambigua, que al final no se sabía si podía o no.

La tensión sexual que rodeaba el primer matrimonio de la heroína con un millonario a las puertas de la muerte, desapareció cuando Florecita se convertía en ricachona luego que la adoptara una millonaria moribunda.

Para colmo, Florecita tenía un hijito deforme que moría sin siquiera dejarle el consuelo de otra criatura. Esta muerte servía para separar a Florecita de su marido y de su vida anterior. De esa manera terminaba de criada en casa de otros millonarios donde padre e hijo se interesaba en su cuerpecito.

La familia Dalmacci, donde Florecita sería más cotizada como criada y futura pareja de jóvenes y viejos, fue un intento por elevar el nivel de interés argumental. De hecho, al final más entretenían los enredos sentimentales de la hermana de Sergio (Luis José Santander).

Gratas sorpresas

A pesar de las fallas, Inocente de ti tuvo algunas gratas sorpresas. Helena Rojo como siempre, acaparó la pantalla con su personaje de la deschavetada Rebeca y Lupita Ferrer tuvo un personaje a la medida que le permitió llorar a mares, poner cara de sufrida y verse muy guapa. Camila Sodi dio la talla, a veces superando a sus tías en talento, belleza y simpatía. No se le quedó atrás Altair Jarabo que como la ambiciosa Isela demostró ser una actriz capaz y que merece papeles de mayor importancia.

Para finalizar, sería injusto no alabar la escenografía de esta telenovela que hizo amplio uso de verdaderas mansiones de la Ciudad del Sol. La casa de los Linares no sólo era una belleza arquitectónica, sino que ademas podía resultar siniestra en toda su elegancia con esa escalera tan larga que auguraba las caidas de muchos personajes y esas rejas de hierro que también servían para indicar lo que ese sitio sería para Florecita, más que hogar una lobrega prisión.