¡Adiós a Don Jorge Lavat!

Habló la familia de Jorge Lavat

Habló la familia de Jorge Lavat

Habló la familia de Jorge Lavat

Conmovedoras declaraciones de su viuda y hermana

Conmovedoras declaraciones de su viuda y hermana

04:42
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Escándalo TV Escándalo TV

Habló la familia de Jorge Lavat

Habló la familia de Jorge Lavat

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Conmovedoras declaraciones de su viuda y hermana
09/15/11 | 04:42
TeleFutura

Deja aquí tu último adiós


Quisiéramos verlo reaparecer risueño, tal como lo hiciera su personaje Don Julio en Eva Luna. Pero eso pasa en las telenovelas nada más. La cruda realidad es que Jorge Lavat nos ha dejado. Se fue en un sueño como los muchos que creó en la ficción. Muchos de los actores que compartieron escena con él han dejado sus mensajes de condolencia. Deja aquí tu pésame.

Nacido en un 3 de agosto de 1933, Jorge Lavat Bayona tenía un espíritu aventurero. Era muy rebelde y lo expulsaron de varias escuelas. Lo pusieron al final en una escuela militar, por entonces su sueño era ser aviador, a los quince años dejó Ciudad de México y se fue a Tijuana donde se desempeñaría en diversos empleos. Eventualmente regresaría al DF a trabajar como gerente nocturno del Hotel Montecasino. Su hermana Queta Lavat ya era actriz, y Don Jorge la acompañaba a los estudios de San Ángel, así inicio su carrera de actuación, como extra y luego doblando programas de televisión al castellano. En 1958 debutó en el cine junto a Tintán y María Antonieta Pons en “Las Mil y una noches”. Aunque sería destacado actor de cine y teatro, las telenovelas le acarrearan la fama.

Curiosamente,  inició su carrera televisiva  con la primera telenovela de la historia: Senda Prohibida en 1958. La seguirían una cadena de teleteatros en los 60’s. Yo recuerdo que lo vi por primera vez en Anita de Montemar, junto a Amparo Rivelles. Era un amigo del protagonista y ya me llamó la atención. Tenía galanura, era alto, con un bigote muy sexi y unos ojos que sonreían aún cuando la boca no lo hacía.

Después lo vi en su primer protagónico como Marcos Belmar en esa saga maternal de Silvia Derbez llamada Cruz de amor donde él era  patrón de Doña Cruz, pero solo al final descubría que también era su yerno. El rol que lo llevó a la fama fue el del oficial Osvaldo Leruc en Yesenia de Yolanda Vargas Dulché.

Era inolvidable incluso en papeles pequeños como el fotógrafo Jaime López, amigo de los Yaquis, víctima de las tropas de Don Porfirio y esposo de La Doña, María Félix en La Constitución. ¡Qué de recuerdos! Fue el más díscolo de Los Hermanos Coraje. ¿Cómo no llorar la muerte de Jerónimo que de minero pasa a político, pero vive atado al amor por su hermana adoptiva (Sonia Amelio)? ¿U odiarlo como el perverso Héctor cómplice de El Honorable Señor Valdés (Ignacio López Tarso) de quien también llega a ser yerno?

A fines de los 70’s, sigue siendo galán. De Saby Kamalich en Mi Hermana La Nena y de Lupita Ferrer en Julia, como una profecía del romance que vivirían en su ultima novela Eva Luna. Ya en los 80’s, le toca hacer de padre. Lo será de Thalía en Quinceañera y de Cecilia Tijerina en Muchachitas.

Su vida personal fue tan romántica como una telenovela. Tras cinco años de matrimonio se divorció de Ana María Torres Landa con quien había procreado dos hijas: Paola y la también actriz, Adriana Lavat. Su segundo matrimonio con Silvia Burgos le traería otros dos hijos, Valery y Jorge.  Este matrimonio duró quince años, pero el actor volvió a casarse. ¡Otra vez con su primera esposa "Chuty"!

A fines de los 90’s hizo algunas telenovelas para TV Azteca y retornó al cine con un aplaudido papel protagónico. En “El Estudiante” da vida a un señor setentón que imbuido por un espíritu quijotesco se atreve a retomar sus estudios e ir a la universidad y, aún más asombroso, atraviesa la brecha generacional y logra hacer amistad con sus jóvenes compañeros. Por este trabajo el histrión recibió una Diosa de Plata.

Sin embargo, para nosotros los telenoveleros, el máximo trabajo de Jorge Lavat lo hizo aquí en Univisión, como el mágico Don Julio, protector y hado padrino de Eva Luna. Se le vió tan lleno de energías, de sentido del humor, tan dedicado a su trabajo. Fue un papel fabuloso que hizo que muchos se colgaran de la novela para ver las aventuras de Don Julio en su afán de hacer justicia. Eran de admirar sus conspiraciones y trampas que terminan derrotando a su nefasta esposa Marcela (Susana Dosamantes).

Parece imposible que ya no esté con nosotros. Una infección provocada por una cirugía a la columna vertebral llevó a los médicos a inducirle un coma del cual nunca despertó. ¡Qué descanse en paz!