Publicidad | Vea su anuncio aquí

Manuel Ojeda recuerda a Pedro Armendáriz por su buen humor

Lucero y Jaime Camil en Por Ella Soy Eva

Manuel Ojeda recuerda a Pedro Armendáriz como un hombre irreverente y optimista.

- Mezcalent.com

Pedro Armendáriz fue recordado

VIDEO:  Pedro Armendáriz fue recordado - Univision

Ver videos
Murió Pedro Armendariz

VIDEO:  Murió Pedro Armendariz - Univision

Ver videos
Pedro Armendariz y David Zepeda

FOTOS:  Actores lamentan muerte de Pedro Armendáriz

Ver fotos
Pedro Armendáriz misa

FOTOS:  Realizaron misa para Pedro Armendáriz

Ver fotos

El actor Manuel Ojeda dijo que aún cree que la muerte de Pedro Armendáriz hijo a consecuencia de cáncer, “es una más de sus bromas, insolencias o puntadas”, ello “por la manera en que veía la vida, una forma de ser que enseñó a muchos cómo ver la vida y la actuación”.

En entrevista, destacó que para él es mejor recordar a Pedro Armendáriz como la estrella irreverente de la actuación.

“Siento una gran ausencia, era un gran amigo al que respetaba y quería mucho, un hombre que siempre bromeaba, algo que a mí me costaba trabajo entenderle, porque cuando nos tocaba estar juntos en alguna producción me costaba concentrarme por sus bromas, sin embargo me enseñó que a pesar de hacer bromas, retomaba su profesionalismo después de una carcajada”, señaló.

Reconoció que lo admiraba por esa gran capacidad de retomar papeles serios luego de un chiste: “Un hombre con una actitud positiva por la vida, que vivió desde la infancia el glamour, la farándula y el éxito, porque siempre estuvo rodeado de grandes estrellas, empezando por su padre”.

Ojeda subrayó que todos saben que Armendáriz dejó la arquitectura para dedicarse a la actuación, una profesión que vivió desde niño y en la que triunfó no sólo como histrión sino también como dirigente, como líder y como activista defensor del cine.

“Es una ausencia que será difícil de llenar, que quizá algún día se ocupe, pero no sabemos cuándo, aún sigo pensando que esto de su muerte es una broma, una de sus insolencias y puntadas”, reiteró con un semblante pensativo.

Indicó que tiene algunas anécdotas, una de ellas cuando le dijo que era un estúpido por leer completos los libretos: `Yo sólo leo lo que me toca, aviento los libretos a una mesa redonda y en la página que caiga leo mis líneas´, me decía, y las que no simplemente las repasaba antes de entrar a actuar”.

Comentó que pasó el tiempo y en un cumpleaños de él en su casa le mostró la mesa de los libretos: “Esa es la mesa que te digo y me enseñó la mesa redonda, la última vez que lo vi en escena fue en el montaje Los Productores, y le comenté que era una gran sorpresa que cantará y me dijo ´no, yo no canto, sólo le doy la entrada a la orquesta y hago como que canto´, así era de franco”.

Ojeda explicó que Pedro Armendáriz tenía la naturaleza de la seguridad y el desparpajo de aplicarla: “Una vez me presentó a María Félix en una entrega de Premios Ariel y me di cuenta que el nació con esa actitud y profesionalismo, el sólo hecho de haber convivido con esas grandes estrellas lo dotó de esas capacidades”.

Manuel Ojeda subrayó que Armendáriz Jr. no era una persona arrogante sino bromista, era un hombre que contestaba y decía lo que pensaba, sin la intensión de lastimar a nadie.

”Nunca pensé que tuviera cáncer y que fuera tan grave, por eso me cayó de sorpresa y aún no lo creo. La muerte es algo inevitable, aunque no me gustaría morirme, porque amo la vida, aunque la vida es nada ante el destino y estoy preparado para el fin de los días”, acotó.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí