Lucía Méndez anunció su retiro

Lucía Méndez dejará los escenarios en diez años

Lucía Méndez dejará los escenarios en diez años

La actriz y cantante aseguró que está satisfecha con su trayectoria y se retirará con dignidad.

Mezcalent.com
Lucía Méndez celebró 40 años de trayectoria artística con El Gordo y La Flaca

VIDEO:  Lucía pronto tendrá una experiencia religiosa - Univision

Ver videos
por ella soy eva

FOTOS:  ¿Qué actrices se han conservado mejor? - Univision.com

Ver fotos
Erika Buenfil busca el amor de su vida

FOTOS:  ¿Quién debe protagonizar "Mirada de Mujer"? - Univision.com

Ver fotos

La actriz y cantante mexicana Lucía Méndez, quien celebra cuatro décadas de trayectoria artística, anunció que trabajará 10 años más y después se retirará para siempre de los escenarios.

¿La vas a extrañas? 

"Me siento muy feliz con mis 40 años de trayectoria y seguiré en esto unos 10 años más y ya, pues no sé si me quiero morir en un escenario", declaró la guanajuatense.

Su ilusión, dice, es llegar a una edad y a un tiempo que le permitan disfrutar de sus logros con absoluta tranquilidad, satisfacción y alegría.

"Pero mientras llega ese momento, aún tengo mucha cuerda. Soy muy inquieta, hiperactiva y creativa, siempre produzco mis cosas con mucha pasión y cariño. El día en que ya no sienta esta pasión de seguir en mi carrera, prefiero retirarme a tiempo y con dignidad", aseveró.

Lucía Méndez se sinceró con Notimex y sentada en la silla de un elegante restaurante en la capital mexicana, aseguró que a sus 58 años de edad no se arrepiente de nada.

"He vivido momentos de amor, desamor, de aciertos, desaciertos, tristezas y alegrías, pero me quedo con todo, con lo bueno y lo malo que me ha sucedido. Lo único que le pediría a Dios es que me regrese a mi madre y a mi hermano, sólo eso".

También mencionó que las críticas y chismes en su contra, ya dejaron de preocuparle:

"Han dicho que soy satánica, que me meto al quirófano a cada ratito, que soy ratera, que hice noches de aquelarre cuando me operaron de peritonitis, pero eso no es cierto y he demandado a quienes lo aseguran".

Estas "mentiras" y otras más, dice, son el precio que ha tenido que pagar por haberse "topado con gente que a mis costillas quiere brillar. Pues cuando un sujeto habla de mí, se da a conocer rápidamente a nivel internacional".

Lo cierto es que, sostuvo, "yo no soy polémica, no me la vivo en los reventones, ni me han encontrado borracha en ningún lado. Todo lo negativo que ha salido acerca de mí son cosas que inventan porque saben de mi nombre y de mi fama.

"Pero todo tiene un límite y ese ya llegó, pues no voy a permitir nunca más que dañen a mi familia. A mí ya no me duele lo que digan, pero a los que quiero sí y por ellos lucharé contra todos. Mientras tanto, para mucha gente soy la Lucía real y la Lucía del mito", indica.

La actriz define a sus ojos color café como su principal atractivo físico, porque reflejan todo lo que es y lo que siente. "Quienes de verdad me conocen y me quieren saben de mi verdad".

"Mis ojos muestran que soy auténtica, que tengo esencia. Con ellos digo absolutamente todo, si estoy enojada, triste o alegre. Si alguien pudiera leerlos comprendería que soy una mujer plena, realizada, y contenta por ver bien a mi hijo.

"Tengo buenos amigos, cariño y desde hace siete años vivo en la fe, con Dios y leyendo la Biblia, que es lo más grande que me ha pasado en la vida, aunque hayan llegado muchos demonios, como cuando me demandaron injustamente, pero demostré que soy inocente", asegura.

La fidelidad, afirma, es una de sus máximas cualidades y la aplica principalmente en la amistad.

"Soy muy buena amiga, incapaz de traicionar e incapaz de envidiar. Por un amigo he luchado, me he peleado con quien tenga que ser y hago lo que sea, así de grande es mi amistad, aunque son pocos los que cuento", indicó.

La diva mexicana presentó hoy el disco con el que celebra sus primeras cuatro décadas de trayectoria artística. Se titula "Lo esencial de Lucía Méndez, 40 aniversario". Está firmado por Sony Music México e incluye más de tres horas de su música mediante el mismo número de discos y un DVD con 21 videos.

Es una realidad después de siete meses de trabajo. No son todos los temas que ha interpretado a lo largo de su carrera, pero sí los más representativos y ella participó en la selección, pues este álbum de colección representa su realización profesional.

"Es un material que marca muchos momentos de mi vida, mucha lucha, mucho esfuerzo, tantos logros que no han sido fáciles. Quise incluir temas de Agustín Lara como Señora tentación, Un alma en pena, de Juan Gabriel; Don corazón, Se acabó, Mi amor, amor, Castígame y Margarita, entre otros", enumeró.

Pero también aquellos que significaron algo muy especial en su existencia, como su relación con el productor y director Pedro Torres, padre de su hijo Pedro Antonio, y a quien le dedicó La que más te ha querido.

Atada a nada se la cantó a un amor imposible, Juntos por costumbre a un romance que no funcionó y Amor eterno a su madre y a su hermano, quienes fallecieron hace tres años. Es el dolor más grande que ha padecido.

"Con 10 días de distancia se me fue uno y luego otro. Ha sido lo más doloroso de mi vida. Para levantarme tuve que agarrar fuerzas de Dios, de mi guía espiritual, de mi familia, de mi propia vida, del amor tan grande que le tengo a mi hijo, del cariño del público y de mis amigos gays".

Méndez admite que siente un amor muy grande hacia esta comunidad de personas porque nunca la dejan sola.

"Siempre están conmigo, me peinan, me maquillan, me llevan a comer. Son personas muy talentosas y sensibles, les agradezco que me haya distinguido la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación (GLAAD) con un reconocimiento que solamente le han dado a Cher y a Madonna. Mientras que los homofóbicos los desprecian, yo los amo", subrayó.

Al revisar tantas de sus canciones, al ver tantas de sus fotografías, telenovelas y películas, Lucía Leticia Méndez Pérez, su nombre completo, asegura sentir cosas muy lindas en su corazón.

Y aunque es una de las máximas estrellas de México y a nivel internacional, confesó que también ha atravesado por momentos oscuros, "pues me he sentido desperdiciada y alguna vez tuve que buscar oportunidades de trabajo en otro lado".

Como cuando por ejemplo, en 1992 abandonó las filas de Televisa (empresa que la vio nacer como artista) y después se fue a TV Azteca, donde grabó Señora Tentación (1994) y Tres Veces Sofía (1998).

"Ahora quisiera que se me aprovechara en el cine, quiero hacer películas en inglés y en español. Ahorita tengo la propuesta de un director en Italia que ha trabajado con George Clooney y el 2 de agosto viajaré allá para escuchar lo que desean que haga y ver si me conviene.

"Ojalá me llegara una sorpresa como le sucedió a Adriana Barraza, pues soy una actriz que puede interpretar cualquier tipo de personaje. Por ejemplo, en Esperanza del Corazón (2011) hice a Lucrecia Dupris, una mujer mala, pero con humor negro".

Recuerda que ha sido uno de los papeles más difíciles que ha representado, pues al mismo tiempo que hacía maldades tenía que hacer reír a la gente. En Mujeres Asesinas dio vida a una prostituta que da muerte a su pareja.

"Una vez que entiendo la psicología del personaje me adentro por completo en su mente y dejo de ser yo, tengo la facilidad de capturar a muchas mujeres en mí. Yo empecé por necesidad en esta carrera tras la muerte de mi padre y me he mantenido por mi versatilidad, soy una mujer camaleónica", sostiene.

Labios eléctricos es uno de sus pendientes cinematográficos, pero se ha retrasado su rodaje debido a que en su historia aborda el tráfico de humanos.

"Es un tema fuerte y tenemos que analizar si la gente la entenderá o no. Quise apostar por esta trama porque me gusta proponer cosas que rompan esquemas", destacó la protagonista de filmes como El hijo del pueblo (1973), Los hijos de Sánchez (1979) y Los renglones torcidos de Dios (1982).

El 2 de agosto Lucía Méndez viajará a Medugorje, pueblo de la parte suroccidental de Bosnia y Herzegovina, donde cantará en la canonización de Juan Pablo II, ante unas 70 mil personas.

Después estará en la Ciudad del Vaticano, Italia, como invitada especial en otro evento en conmemoración de Juan Pablo II (1920-2005).

"Quieren que cante Corazón de piedra, Se acabó, Cielo rojo, Margarita y Un alma en pena. Después de esto regresaré a México para presentar "Lucía Méndez en concierto" a partir del 15 de septiembre.

¡Síguenos en Twitter y Facebook!