Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Personajes de La Fuerza del Destino
  • La Fuerza Del Destino segunda semana
  • La fuerza del destino resumen tercera semana
  • La Fuerza del destino
  • La Fuerza del destino tercera semana 3
  • Iván cayó con Maripaz
  • novelas juveniles
  •  en DVD
  • Bajo la misma piel
  • Un gancho al corazón
  • Las travesuras de Chantal
  • Las travesuras de Chantal
  • Las travesuras de Chantal
  • Las travesuras de Chantal
  • Las travesuras de Chantal
  • Las travesuras de Chantal
  • Chantal Andere en Sortilegio
  • Rafaela Oficiales
  • Para volver a a amar
  • Nailea Norvind
  • Lucero como Isabel
  • Nailea Norvind
  • El viejo truco del embarazo
  • Nailea Norvind
  • Nailea Norvind
  • La esposa y la otra
  • Sabine Moussier
  • La esposa y la otra
  • Sabine Moussier en Amor sin maquillaje
  • Marissa en Las Tontas
  • Jessica Coch y Sabine Moussier en Mi Pecado
  • Sabine Moussier en Mi Pecado
  • Cynthia Klitbo
  • Especialista en villanas
  • Cynthia Klitbo
  • Especialista en villanas
  • Atrevete a Soñar
  • Cynthia Klitbo
  • Teresa Oficiales
  • Karla Álvarez
  • Karla Alvarez
  • Karla Alvarez
  • Karla Alvarez
  • Karla Alvarez
  • Karla Alvarez y Jackie Bracamontes
  • Karla Alvarez
  • Próximo álbum

Tienen caritas de malas

Laisha Wilkins vuelve a hacerse odiar en “La Fuerza del Destino” como la infame Mari Paz. Pero el rol de hermana rival de la protagonista se está volviendo el uniforme de Laisha, hasta el punto que nos olvidamos que es buena actriz. No es el uúnico caso. Varias actrices de telenovela viven encasilladas en el papel de villanas.
Mari Paz pasó de ser una mocosa esnob a una adolescente hambrienta de sexo, irresponsable y descuidada. Al primer signo de embarazo y ya acusaba a Iván de violación.
Nunca quiso a su hijo. Hasta le tenía rabia, ni le importó que se lo robaran.
La hemos visto envejecer, frustrada y alcohólica.
Se casó por interés con David, lo humilló al saberlo impotente y se divorció a la carrera ¡Pero le quitó el carro!
Esa cara de tristeza es pura hipocresía. Casi convence a Iván de que era santa y buena, pero ya se sabe con La Wilkins. Siempre es villana.
El año en que fue nominada como Revelación Femenina por “Soñadoras”, Laisha se perfilaba como una actriz prometedora, candidata a grandes protagónicos.
Pero siguió al rol de la dulce Emilia, una villana en “Locura de Amor”. Con eso la suerte de Laisha estaba echada.
Aunque se aplaudió su papel de Paula en "Bajo la misma piel", Laisha seguía usando la máscara ahora como la hermana envidiosa de la protagonista.
No es que Laisha sea incapaz de hacer personajes más positivos. La vimos como la mamá de la protagonista en “Corazón Salvaje” una aparición especial que nos abrió el apetito de verla en roles más exigentes y diferentes.
Cuando Chantal Andere comenzó a seguir los pasos de su madre le auguraban un futuro de Reina de Telenovelas tal como había sido Jacqueline. Chantal comenzó como semi-villana en “Dulce Desafío” para luego ser “buena” en “Un rostro es mi pasado” al que siguió un poderoso co-estelar en “Madres Egoístas”.
Pero en el ’94, se convirtió en la madrastra villana de Eduardo Capetillo en “Marimar” y el resto es la vieja historia de encasillamiento.
Fue la “mala” de “Acapulco, Cuerpo y Alma”, la rival de Lucero en “Los Parientes Pobres”, la hermana calumniadora en “Sentimientos Ajenos” y la demente Estefanía en “La Usurpadora”. ¡Qué galería de mujeres nefastas!
No pasaba un año sin que Chantal no se pusiese la máscara de villana. En 1999 fue la malvada Clara de “El Noveno Mandamiento”, en “La Intrusa” volvió a hacer sufrir a Gaby Spanic.
Un pequeño preámbulo fue el rol de Antonia en “Amor Real”. Tal vez esta villana trágica sea el mejor papel de Chantal Andere de toda su carrera. Muchos se alegraron de que Antonia recapacitara y tuviera un final feliz.
Pero ya al año siguiente, Chantal volvía a las andadas en “Barrera de amor”. En “Destilando Amor”, Minerva salvaba de la cárcel al protagonista, pero no era precisamente buena.
Raquel Lombardo de “Sortilegio” sin ser blanca paloma dió la oportunidad a Chantal de conjugar matices histriónicos. Casada con un bisexual, encaprichada con un hombre que resultaba ser su hermano, Raquel estaba tan confundida que caía en el alcohol y en los brazos del amante de su marido. Enloquecida, sin siquiera estar segura de quien era el padre de su hija, llegaba a acuchillar a su pareja.
Tristemente, Chantal ha vuelto con la Mireya de “Rafaela” a ser una villana aburrida. ¡No pues, Chantal, tú puedes!
A diferencia de las anteriores, Nailea Norvind nunca mostró una posibilidad de salirse de su casillero. Tal vez sea por eso que su último rol, el de la sufrida esposa trofeo de “Para Volver a Amar” no fuese ni tan impactante ni tan vigoroso como el de los otros personajes de la novela. Ni siquiera la nominaron para un TVyNovelas.
Tras una etapa de actriz infantil, Nailea entró con el pie derecho a la telenovela juvenil como la tóxica Leonor de “Quinceañera “, rol que le ameritó una nominación como Revelación del año.
Aunque hizo de “buena” en un par de novelas estaba que ni pintada para dar vida a la malévola Alejandra en “Cuando llega el amor” donde hasta su muerte se empeñó en hacer infeliz a Lucero.
Estuvo un tiempo retirada, criando una familia, pero volvió como la villana Valeria en “Preciosa” y como la perversa y ambiciosa Isa Valenti en la fantasía histórica “Amor Gitano”.
En el 2000 fue la descocada esposa infiel de Fernando Colunga en "Abrázame muy fuerte” que le consiguió su único TVyNovelas.
Aunque intentó hacer roles mas positivos como la actriz que busca a su hija perdida en “Amigas y Rivales” , la teibolera que quiere vengar a su madre en “Mujer de madera”, y hasta de madre de Anahí en “Rebelde”, es imposible desasociar a Nailea de su rol de antagónica odiosa. Es como si su expresión dura y distante la ayudara.
Por eso volvió a las andadas en “Cuidado con el ángel” como la esposa mentirosa y adúltera de William Levy.
En sus inicios, Sabine Moussier fue adúltera en “María Isabel” y en ”El Privilegio de amar”, pero dotó a “la otra” de matices humanos.
Se desbocó como la pavorosa Frida de “Entre el amor y el odio”.
Fue la mujer liberada, amante de un machista casado, en “Piel de Otoño”.
Y la temperamental reina de telenovelas que aborta para no arruinar su figura en ”Amor sin maquillaje”.
Comenzó muy bien como la divertida Marissa en “Las Tontas no van al cielo”, pero al sentirse traicionada, se volvió un monstruo. ¡Qué empeño en ponerle carita de mala!
La coscolina del pueblo, la madre de la que todo hijo se avergüenza, la mentirosa más grande del mundo, pero Justina en “Mi Pecado” también era un poco víctima, sufrida, con capacidad para reconocer el bien y sentirse pésimo por practicar el mal.
Han sido roles difíciles los que ha aceptado Sabine. Solo queda esperar verla tomar el más difícil el de una mujer totalmente buena.
Es un placer ver a Cynthia Klitbo interpretar a la dulce madrina Juanita en “Teresa”. Ya nos habíamos olvidado que es tan buen actriz que puede huir de su casillero.
La primera villana de Cynthia fue tan pavorosa que le ameritó un TVyNovelas. Su trabajo en “La Dueña” creó la leyenda negra de que Cynthia solo servía para poner “carita de mala”.
Se olvidaban que inició su carrera dando vida a ingenuas en “Como duele callar” y “Amor en silencio” y que uno de sus trabajos más sobresalientes fue como Rosaura Ontiveros en “Alguna vez tendremos alas”. Una antagónica muy trágica, pero de noble corazón.
El talento de Cynthia se manifiesta en imprimirle un sello diferente a cada villana. La locura en el caso de la “pelona” Tamara en “El privilegio de amar”.
El humor en el caso dela estafadora Bianca de “Atrévete a soñar”.
Para su rol de Abigail, la cocinera asesina de “Peregrina”, la embarazada Klitbo cambió su look de mujer refinada para convertirse en una “vieja chancluda” de mandil y greñas desordenadas.
Es por esa versatilidad, esa atención al detalle, que Cynthia no es una “carita de mala” más.
Karla Álvarez es la última con perpetua "carita de mala”. Aunque Ágata era intrigante, el personaje de Karla en "Camaleones" era más bien “rarito”.
A inicios de su carrera Karla se especializó en el rol de la atolondrada hermana de la protagonista tanto en ”María Mercedes” como en “Acapulco, cuerpo y alma”.
Su belleza le ameritó un protagónico en “Mi Querida Isabel” en 1997.
Con poco rating como heroína, Karla prefirió el rol de antagónica y así nacía la emblemática Virginia con ese look semi-gótico a lo Morticia Addams. Fue la gran villana de “La Mentira”.
La seguiría otra gran villana encerrada en su menudo cuerpo, Rita de “Alma Rebelde”.
La anorexia y un fracaso matrimonial la mantuvieron alejada de las telenovelas por un par de años. Regresaría como la enfermiza Florencia, la más frágil de las Hermanas San Román. Aun así se las arreglaba para robarle el novio y provocarle “Heridas de amor” a Jackie Bracamontes.
Y ultra villana fue la esposa infiel y abusiva de Jaime Camil en “Las Tontas no Van al Cielo”.

Dicen que ser villana es mejor que ser "buena", pero en ellas la maldad se ha convertido en su uniforme. ¿Cuál es tu favorita?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Ira, alegria y dolor: ellas no se reprimen

¡Revive uno a uno los mejores momentos de telenovela del 2014!

¡Otro poquito e Isabela atrapa a Ana!

¡Soledad fue víctima de la maldad de Isabela!

Disfruta más imágenes
a tu izquierda