Publicidad | Vea su anuncio aquí

final de los Al diablo ...

ni la muerte los separó

- Mezcalent.com

Bodas y funerales

Generalmente, los últimos capítulos suelen dejarnos inconformes. Se concentran demasiado en las bodas y dejan muchos cabos sueltos. Al Diablo Con Los Guapos, nos estuvo dando satisfacciones hasta el último segundo, puesto que nos llevó más allá del "Si" de Mili (Alisson Lozz) y Alejandro,(Eugenio Siller) permitiéndonos acompañarlos hasta el fin de sus días.

S


Habrá alguno que se queje de este final tan detallado, y lo llame “cursi”, pero no creo ser la única a la que se le escaparon algunos lagrimones. Muy intensas estuvieron esas imágenes del término de cada personaje que aprendimos a querer en todos estos meses de Al Diablo Con Los Guapos.

Comenzamos con lo que el público más anhelaba, la triple boda. Constancio (César Evora), elegantísimo en su frac, escoltó a sus hijas hasta el altar. Mili y Valeria (Altair Jarabo) se veían preciosas. Aunque “Miligol”, siempre tan original, lució un sombrero vaquero blanco en vez del tradicional velo. Horacio (José Luís Cordero), el jardinero, llevó al altar a Karla (Margarita Magaña), su hijastra. Aunque perdió a su bebé, Karla ganó su sueño mas codiciado, casarse con un millonario y también ganó en humildad y simpatía.

La boda terminó con un partido de fútbol entre los flamantes recién casados. El fútbol siguió formando parte de sus vidas y la de sus descendientes, puesto que entre Mili, Karla, Valeria y Lina (Michelle Ramaglia) se encargaron de producir niños suficientes para un equipo de fútbol infantil. Seguimos a Mili y a Alejandro  hasta la boda de su hija Rosario (¿era Ariadne Díaz con peluca rubia?) oficiada por el propio hermano de la novia. Si, Mili y Alejandro tuvieron un hijo sacerdote. En cuanto a Karla, tuvo su castigo en una hija tan respondona y soberbia como ella.

Tras los nacimientos vinieron las muertes de los personajes mayores. Vimos a Luciana (Laura Flores) morir de cáncer rodeada por sus hijos y por Néstor (Roberto Vander) que al final se quedó con su amor. Vimos el corazón de Socorrito (Leticia Perdigón) detenerse durante una exposición de su yerno y luego de ver al fantasma de su jardinero-esposo.

La telenovela terminó con la muerte de Mili y el "Guapito", convertidos en unos viejitos achacosos gracias a un excelente trabajo de maquillaje. Ambos terminaron un romance de toda una vida, juntos, tal como lo deseaban y en la misma playa de Acapulco donde consumaran su amor décadas antes. ¿Y a ti qué fue lo que más te gustó del final?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí