Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Por ella soy Eva
  • Próximo álbum

¡Qué borrachera la de Eva! Y qué dolor...

Doña Eva, ¡qué borrachera se puso usted! ¿Será que Eva logrará separar a Helena de Plutarco?
Después de ver a Helena comprometida con Plutarco se olvidó de contar los tragos que se tomaba.
Adriano no se quedó atrás y de inmediato intentó seducirla. "No soy la mujer que le conviene" le decía Eva.
¡Quieto o te damos un manazo Adriano! Su pasión por Eva andaba imparable.
¡Tenga para que se entretenga! No contempló que ella se sabe defender muuy bien.
Eva no podía parar de reír después de que puso en su lugar a este mano larga.
¿Pues qué creía? ¿Que nuestra Eva es una fácil? ¡Claro que no!
Pero, como en toda borrachera de esta dimensión, la diversión no tardó en desaparecer.
La pena embargó los corazones de Eva y Juan Carlos.
Entre risas se lamentaba junto a su gran amiga, Mimí.
Y las lágrimas no tardaron en brotar.
"Seguro me he portado tan mal que me está castigando Diosito" decía Eva.
"¿Quién soy" gritaba desesperada Eva, ¿o Juan Carlos?
La amargura le llegó de golpe.
No pudo más con tanto dolor.
Y, aunque dicen por ahí que los hombres no lloran, Juan Carlos rompió en llanto.
"Te odio Eva, eres una maldición Eva, un disfraz inútil, ridículo. Eres lo peor que me ha pasado", decía entre sollozos.
El espejo quedó casi tan destruido como su corazón.
Estaba inconsolable.
Afortunadamente Mimí, su confidente, llegó para levantarla.
"Lo mejor es que me entregue a la policía" le dijo Eva.
"Odio a Eva, ella impide que me acerque a Helena. ¡Maldita Eva" exclamó Juan Carlos.
Pero Mimí lo hizo entrar en razón.
"Has vivido lo que padecemos a diario las mujeres en este mundo machista, todavía tienes mucho que aprender de Eva".
Le recordó que su origen es el mejor del mundo, "Eva es por amor".
Juan Carlos comprendió el verdadero significado de ser Eva.
Los dos amigos tuvieron un momento conmovedor.
¿Crees que Eva debe mostrar su verdadera identidad? ¿Qué debe hacer para impedir la boda?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Helena dio el “sí” a Plutarco

¡Eiza González estrena película y romance!

¡Graciela tiene los días contados, ¡el cáncer invadió su cuerpo!

Jaime Camil celebra su cumpleaños enamorado de Elena

Disfruta más imágenes
a tu izquierda