Resumen martes Por Ella Soy Eva capítulo 149

Rebeca está furiosa tras su despido en Por Ella Soy Eva

Lo mejor de Por Ella Soy Eva

The best of last night’s Por Ella Soy Eva

Descubren que Helena podría estar involucrada en algo muy turbio.

And it was discovered that Helena may be involved in some very shady affairs.

Temp. Season 2013 | Epi. Ep. 130213 | 02/12/13 | 03:51  | TV-PG
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Por Ella Soy Eva Por Ella Soy Eva

Lo mejor de Por Ella Soy Eva

The best of last night’s Por Ella Soy Eva

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Descubren que Helena podría estar involucrada en algo muy turbio.
Ep. 130213 | 02/12/13 | 03:51 Disponible hasta 02/12/13
Televisa

Con información de Televisa.com

Mira aquí los capítulos completos de Por Ella Soy Eva

Rebeca fuera de Grupo Imperio. Rebeca se va de Grupo Imperio, todos quedan extrañados y ella no sabe qué hacer.

Helena, Silvia y Lalito hacen planes para ir a pasear al vivero el próximo sábado. Todos felices.

Llega Eva a visitar a Fernando, él se hace la víctima.

Eva real avisa a Mimí que van a venir unas candidatas para trabajar en su spa y que las vaya pasando a su oficina.

Eva dice a Fernando que le duele mucho lo que le pasó, pero que podría reflexionar para cambiar y que se está equivocando al pedirle a Marcela que renuncie. Fernando se molesta, el que necesita ayuda es él, no ella.

Llega las candidatas vestidas como sexo servidoras a ver a Eva real. Mimí cae en la cuenta: "¡Válgame, pero qué bruta, qué estúpida, que babosa y qué lenta me vi! ¡Eva quiere poner una casa de citas!"

Rebeca se pone furiosa porque las chicuelas le están guardando sus cosas. Las llama trío de inútiles, holgazanas y las corre de su oficina. Llega Renato y le pregunta: "¿Algún problema?"

Mimí corre a las chicas y le reclama a Eva real que quiera convertir la pensión en un burdel.

Renato dice a Rebeca que Plutarco le ordenó que sacaran sus cosas de la oficina. Rebeca, enojada, no se irá sin decir la clase de bicho que es. Renato tranquilo: "di lo que quieras, con tu fama, a todo el mundo le va a dar gusto que te vayas".

Helena y Eva, solidarias con Marcela, le aconsejan que no debería renunciar, sería muy arriesgado para su familia y muy injusto para ella. Helena le recuerda que ya había renunciado una vez. Rebeca pasa junto a ellas echando maldiciones. Helena, sorprendida porque la corrieron. Eva opina que cosechó lo que sembró, por eso nadie la apoya. Rebeca se va ir contra Renato, pero éste le pide que no intrigue porque nadie le va a creer. Los de seguridad la conducen a la salida.

Mimí dice que llamará a la policía para denunciar a Eva real, ésta no se amilana, y le pide que la llame, a ver de a cómo les toca, a ver cómo explica que le quiso quitar su casa y poner una pensión sin su permiso y que Juana usurpó su nombre.

Rebeca amenaza a Plutarco, esto no se va a quedar así, que le aguantó diez años, que se los vas a pagar con creces y que su venganza va a ser de proporciones apocalípticas. Plutarco le exige que desaparezca de su vida y que no lo provoque, porque puede llegar mucho más lejos y que ya está advertida.

Onésimo asustado porque Plutarco le ordena que le de una calentadita a Rebeca.

Eva le pide el disco a Renato, éste evade diciendo que Plutarco convocó a junta.

Helena va a ir a la junta, pero aprovecha que no hay nadie en la oficina de Adriano y entra para buscar alguna prueba sobre la inocencia de Juan Carlos. Renato entra y la descubre: "¿Qué está haciendo aquí, licenciada?"

Helena, nerviosa, se justifica ante Renato, que entró a la oficina de Adriano a dejar unos documentos a Plutarco. Renato le recuerda que Plutarco está en la sala de juntas para informar sobre el cambio de titular en relaciones públicas.

Plutarco informa que Rebeca ya no trabaja en la empresa. Eva opina que no debió tomar esa decisión en ausencia de Adriano. Helena pregunta los motivos. Plutarco no tiene porqué darle explicaciones. Plutarco informa que la plaza de publirrelacionista queda a concurso y la que más se aplique y la que más lo convenza se quedará con el cargo. Al final, pide hablar con Marcela.

Fernando feliz porque pronto cobrará la indemnización. Jennifer preocupada porque podría haber problemas entre el papá de Daniel y Fernando, pero además triste porque Daniel no la ha llamado.

Plutarco exige a Marcela una explicación sobre su ausencia y le recuerda que tiene una responsabilidad enorme con el departamento de turismo de convenciones, que fue creado por ella misma. Marcela no se atreve a renunciar e informa a Plutarco que Fernando se quedó ciego. Plutarco espera que eso no afecte en su desempeño

Eva reclama a Plutarco, no lleva ni tres días y ya está sembrando el terror en la empresa. Plutarco dice que por su culpa, Adriano descuidó la empresa, que el amor ablandó su capacidad de raciocinio y frialdad que se necesitan en los negocios y que de alguna manera, le debe su nueva posición en Grupo Imperio.

Renato le muestra a Marcela lo que será su nueva oficina. Marcela queda pensativa, no sabe qué hacer, no puede renunciar, pero tampoco sabe qué hacer con Fernando.

Rebeca se queja ante Onésimo, porque Plutarco la corrió y le exige que le regrese el video. Onésimo le dice que eso la puede perjudicar más a ella que él y que Plutarco lo mandó a darle un sustito, pero él sería incapaz de tocar su cuerpo sin amor y le propone que mejor se vayan ellos dos, con los tres millones de dólares. Rebeca queda anonadada.

Rebeca desea saber que efectivamente, Onésimo, tiene el dinerito en su poder. Onésimo, primero tiene que darle su cuerpecito y luego él le enseñará la lana.

Plutarco dice que Adriano se dio cuenta de que Eva jugó con él, como Helena jugó con su amor. Eva dice que Plutarco no sabe amar y que está convencida de que tampoco amó a Antonia y que de alguna manera ella se murió por su culpa. Plutarco furioso, la puede demandar por calumnia: "¡Yo no maté a mi esposa!"