Resumen jueves Por Ella Soy Eva capítulo 151

Lucía y Santiago iniciaron su historia de amor Por Ella Soy Eva

Lo mejor de Por Ella Soy Eva

The best in Por Ella Soy Eva

Helena trata de llevar mejor la relación con su padre.

Helena is trying to have a better relationship with his father.

Temp. Season 2013 | Epi. Ep. 130215 | 02/14/13 | 03:52  | TV-PG
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Por Ella Soy Eva Por Ella Soy Eva

Lo mejor de Por Ella Soy Eva

The best in Por Ella Soy Eva

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Helena trata de llevar mejor la relación con su padre.
Ep. 130215 | 02/14/13 | 03:52 Disponible hasta 02/14/13
Televisa

Con información de Televisa.com

Mira aquí los capítulos completos de Por Ella Soy Eva

Yadhira Rivers es detenida. La policía se lleva a la verdadera Eva, quien se hace nombrar Yadhira Rivers, una peligrosa delincuente.

Los hombres se presentan como judiciales. Eva (Jaime Camil) real pide que se lleven a la grandota porque es Eva León Jaramillo. Eva dispuesta a entregarse. Mimí (Paty Navidad) hace drama y pide que no se la lleven. Eva real las acusa de quererse quedar con su casa.

Helena (Lucero) preocupada, intenta comunicarse con Eva, sin éxito.

Los judiciales no van por ninguna Eva María, sólo tienen orden de aprehensión contra Yadhira Rivers, conocida como la terrible Witzy, witzy, buscada por la Interpol y muestran un cartel con su foto y letrero de Reward.

Eva real dice a los judiciales que la están confundiendo con la del cartel, y que ella es Eva María, pero Mimí asegura que su prima es Eva.

Un judicial saca de la bolsa de Eva real, un pasaporte gringo que la acredita con Yadhira Rivers.

Eva dice que Yadhira, quería darlas de regalo a un mafioso apodado el Chino. Eva real, furiosa, porque el Chino la delató. Pero el judicial aclara que el que la delató fue Dagoberto (Julio Bracho), que es presentado en silla de ruedas y sin lengua.

Eugenia (Helena Rojo), preocupada, le comenta a Chepina que algo le pasó algo a Claudia (Ilse Zamarripa), pues tiene otra mirada y otro caminar.

El judicial explica que encontraron a Dagoberto moribundo, Yadhira intentó matarlo arrojándolo de un sexto piso. En el percance, se cortó un pedazo de lengua. Le informan a Yadhira que le espera un juicio en Estados Unidos donde le darán de treinta a cuarenta años y se la llevan junto con Dagoberto, que antes de salir, deja caer una carta. Llega Helena preocupada.

Daniel inventa a Jennifer (Geraldine Galván) que tuvo problemas familiares y no pudo verla. Ella siente que Daniel es lo único que tiene.

Claudia, deprimida y con los ojos llorosos. Eugenia le dice que se la ha pasado encerrada, no ha comido, se ve pálida y tiene la mirada apagada: "¿Estuviste anoche con alguien, verdad?" Claudia está a punto de desahogarse, pero no dice nada.

Sebastián lleva a Lucía a un hotel para hacer el amor, pero ella no quiere que suceda lo mismo que le pasó la última vez que se vieron y que al otro día se andaba casando. Prefiere llevar su noviazgo paso a pasito. Él piensa: ¿Pero cuál noviazgo?, si se acaba de divorciar y todavía no puede pensar en un noviazgo en forma. Lucía queda helada.

Sebastián le dice a Lucía que ella es como una dulce tentación y que no quiere compromisos. Lucía queda ofendida porque sólo pretendía usarla, le regresa su regalitos y le pide que no la vuelva a buscar.

Eva y Mimí le platican a Helena lo que pasó con Eva real, que resultó ser toda una delincuente llamada Yadhira Rivers, que esa criminal ya está detenida y seguramente la dejarán en una mazmorra por el resto de sus días.

Plutarco (Marcelo Córdoba) pregunta a Onésimo (Luis Manuel Ávila) si le dio su calentadita a Rebeca (Mariana Seoane). Onésimo miente, le metió un calambre y no lo volverá a molestar. Plutarco feliz porque ya se libro de Rebeca, ahora toda su energía va hacia Helena, será de él o de nadie.

Helena le platica a Eva, que Juan Carlos está desesperado porque les cuesta mucho trabajo encontrase. A Helena le inquieta no saber cómo vive o en dónde se oculta. ¿Desconfía de él? No, pero le intriga no saber nada de Juan Carlos y que a cualquier mujer enamorada, estaría igual de intranquila que ella.

Onésimo pregunta a Plutarco, si su obsesión por Helena es tanta, que ya se olvidó de Rebeca. Plutarco suspicaz, ¿por qué tanto interés en Rebeca o quieres algo con ella? Porque Rebeca jamás se fijaría en un naco, iletrado y mediocre.

Marcela llega a su casa y se encuentra con Fernando. Ella pensó que a esas horas, Fernando ya no estaría en la casa. Fernando le dice que no se piensa ir, porque esa también es su casa y no tiene a dónde irse. "¿Cómo puedes ser tan descarado y no te quierEs ir de la casa después de lo que hiciste, Fernando? ¿Qué ya no sabes lo que es la vergüenza o quieres que nos vayamos tus hijos y yo?", dice Marcela. "No, yo nunca dije que se fueran ustedes, jamás les quitaría el techo a mis hijos", responde él. Marcela insiste en que Fernando se vaya, porque para él, la única culpable ella.

Eva le pide a Helena que no desconfíe de Juan Carlos, que seguramente la está pasando mal por ahí escondido, pero hora que la policía se llevó a su prima, le puede ofrecer la pensión para que se vea con Juan Carlos. Helena le agradece a su buena amiga Eva y se va. Juan Carlos queda pensando: "¡Cuando sepa quién es su buena amiga Eva, me va a odiar!"

Lucía le cuenta a Santiago que Sebastián sólo quería una tarde divertida, cero compromisos y nada más. Santiago la abraza para consolarla, le dice que ella vale mucho y que pronto habrá muchos hombres que se van a pelear por su corazón. Lucía le agradece y le da un besito en los labios, él también le da un besito y en un impulso se besan con más pasión dejándose llevar.

Fernando no tiene trabajo ni a adonde ir a vivir, esa también es su casa y no se va. Marcela dice que lo único que le falta, es enseñarles a sus hijos a ser unos transas, o se va de la casa o esto va a acabar peor. Jennifer y Kevin toman partido. Marcela les pide que entiendan que la separación es de ellos, como matrimonio, pero seguirán siendo sus papás. Marcela le dice a Fernando que tiene una semana para encontrar dónde vivir.

Eugenia exige a Modesto que hable con Claudia porque le está pasando algo grave. Modesto opina que entre mujeres se entienden mejor y le pide que sea ella quien hable con Claudia. Eugenia se molesta y le dice que Claudia es la hija que tuvo con su amante, y que la ve como su enemiga. Modesto intentará hablar con su hija, pero no cree que consiga nada.

Mimí, llorando, le dice a Juan Carlos que acaba de leer una carta que le escribió Dagoberto, que está perdiendo la alegría de vivir y que se siente muy sola. Juan Carlos trata de animarla, no está sola, lo tiene a él y a sus amigos. Mimí dice que Eva real tenia tenía razón, que su vida está estancada. Mucha risa, pero sufre en silencio y que se siente peor que chinche.

Rebeca le dice a Mendoza (Roberto Ballesteros) que se cuide de Plutarco, porque cuando consiga lo que quiere, le va a dar una puñalada trapera. Mendoza se burla, él no es una mujer para que lo usen y le dice que acepte que Plutarco se aburrió de ella. Rebeca tiene claro que la botó cuando ya no le fui útil, y que por eso, le advierte que tenga mucho cuidado con ese lobo.

Mimí dice a Juan Carlos que Eva real fue víctima de su propia trácala, nadie le creyó que fuera la verdadera Eva y se la llevaron y que lo mismo le puede pasar a él, si se dan cuenta que se hace pasar por Eva. Mimí también está involucrada, porque es su cómplice. Juan Carlos se disculpa con ella y le promete que no volverá a pisar la cárcel.

Modesto dice a Claudia que si le duele algo, la puede llevar al doctor para ver si está enferma. Claudia pregunta ¿por qué ahora sí le importa lo que le pasa? ¿Porque Eugenia se lo pidió? Modesto, enfadado, dice que con Claudia no se puede hablar, pero que lo intentó. Eugenia, que escuchó la plática, queda molesta y reprobando a Modesto.

Eugenia le llama a Renato para informarle que Claudia lo necesita y que tiene que venir a verla. Renato explica que es diez años mayor que ella, que su mamá era quien la controlaba y que nunca hubo acercamiento entre ellos. Eugenia lo reprueba y le dice que no se preocupe por su hermana, que siga con sus responsabilidades en Grupo Imperio.

Lucía y Santiago bajo las sábanas, han terminado de hacer el amor, ella feliz, todo fue maravilloso. Para Santiago fue un error, porque son amigos. Lucía atónita, se le borra la sonrisa.

Eugenia le cuenta a Claudia, la anécdota de una obra de teatro, en la que una joven confundida, que sin tener a quién recurrir para pedir un consejo, se entrega a un hombre que no vale la pena, que no sabe apreciar a la mujer valiosa que le brinda su confianza y, luego de hacerla suya, la deja sintiéndose sola y abandonada a su suerte. Claudia, tocada por el tema, no aguanta más y empieza a llorar en brazos de Eugenia, quien la consuela como si fuera su madre.

Lucía dice que estaba muy sensible y Santiago muy confundido. Santiago asiente. Los dos se sonríen, nerviosos, mientras intentan levantarse, fingiendo como que no pasó nada, buscando con qué cubrir su desnudez, torpes y avergonzados.

Helena dice a Silvia que Eduardo no debe pasarla bien, viviendo solo. Silvia dice que cuando fue al vivero, le armó una escena de celos, nada más porque la vio hablando con un cliente. Helena le pregunta si ha pensado en rehacer su vida con otra persona. Silvia, reprueba, se acaba de un divorciar y no quiere tener otra pareja. Silvia opina que debería de llevar a Lalo con Eduardo, porque siempre ha sido un gran abuelo y no debe permitir que su hijo se aleje de él.

Eugenia, maternal, abraza a Claudia y le dice que cuando las palabras no salen, las lágrimas ayudan a desahogar las penas y lo único que desea, es que sepa que ella está ahí para escucharla. Claudia queda agradecida.

Santiago prepara sus maletas y le avisa a Lucía que se irá mañana, cuando le desocupen su departamento.