Resumen lunes Por Ella Soy Eva capítulo 157

Escena del día Por Ella Soy Eva: Eva es hombre

Mendoza descubre a Juan Carlos

Eva María is a man

Mendoza desnuda a Eva y encuentra a Juan Carlos.

Mendoza finds out about Juan Carlos.

Temp. Season 2013 | Epi. Ep. 157 | 02/25/13 | 02:39  | TV-PG
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Por Ella Soy Eva Por Ella Soy Eva

Mendoza descubre a Juan Carlos

Eva María is a man

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Mendoza desnuda a Eva y encuentra a Juan Carlos.
Ep. 157 | 02/26/13 | 02:39 Disponible hasta 02/25/13
Televisa

Con información de Televisa.com

Mira aquí los capítulos completos de Por Ella Soy Eva

Mendoza descubre a Juan Carlos. Mendoza descubre que Juan Carlos es Eva y piensa que Plutarco lo ha traicionado.

Mimí, sorprendida al saber que Eva se casa. Adriano sugiere que Mimí le ayude a organizar la boda. Mimí acepta gustosa. Juan Carlos queda angustiado, tienen menos de una semana para conseguir pruebas de su inocencia.

Mendoza llega a la casa de Plutarco, abre la caja fuerte y guarda los tres millones de dólares en una maleta. Pero, cuando va al banco a depositar los tres millones, el gerente le dice que es dinero falso.

Modesto pregunta a Eugenia, que si sigue con el absurdo de montar el monólogo. Para Eugenia es lo que le da sentido a su vida: el retorno a los escenarios. Ella le pregunta si ya siente mejor por la muerte de Carmen. Modesto dice que ya lo está superando, toma una foto de Juan Carlos, dice que ya perdió lo que más quería en el mundo.

Rebeca invita a Onésimo para que se desvista y la espere en el Jacuzzi, pues le va a entregar su cuerpo. Onésimo feliz.

El gerente le dice a Mendoza que la persona que lo mandó con el dinero falso, lo mandó derechito a la boca del lobo, porque si él fuera otro, Mendoza ya estaría siendo detenido por la policía por falsificación.

Onésimo ya se ha desvestido, sólo usa una bata, Rebeca le pide que la espere en el jacuzzi, cuando recibe llamada de Mendoza, diciéndole que Plutarco le tendió una trampa y que la espera en su hotel. Onésimo está celoso por la llamada.

Adriano anuncia que ya contrató a una persona para que investigue los casos de Helena y Rebeca. Helena ofrece toda su colaboración, pues desea que se llegue hasta las últimas consecuencias. Plutarco dice que no se hubiera molestado, que podía traer a una persona para que hiciera el trabajo, pero que si desconfía de él? Adriano dice que no es desconfianza, sólo que le gusta encargarse de esas cosas, él mismo.

Onésimo espera desnudo metido en el jacuzzi a Rebeca. Mientras Rebeca revisa la ropa de Onésimo y encuentra las llaves de la casa de Plutarco y una libretita con la combinación de la caja fuerte. Luego, pone una silla en la puerta del baño para dejar encerrado a Onésimo.

Helena le informa a Juan Carlos que Adriano mandará hacer una investigación para deslindar responsabilidades. También le reclama que últimamente ella es la única que le habla. Él se disculpa, pues tiene la cabeza en otra parte, pero le asegura que la ama. Mimí regaña a Juan Carlos por descuidar a Helena.

Mendoza le invita una copa a Eva, ella se escusa, no puede beber por su embarazo. Mendoza le dice que su interés es duplicar sus acciones en la empresa, porque no se casa por amor, sino, no estuviera ahí con él. Eva le dice que ya la descubrió, y para estar iguales le pide a Mendoza que le cuente las tranzas de Plutarco, Mendoza acepta, pero en un lugar más íntimo y le pide que vayan a su hotel. Eva queda entre la espada y la pared.

Rebeca entra a casa de Plutarco.

Ya en el hotel, Mendoza le dice a Eva que él tiene las pruebas para acusar a Plutarco del fraude contra Juan Carlos, mientras sirve dos copas, a una de ellas le agrega una droga sin que Eva lo vea. Pero antes de que le cuente, la invita a brindar, Eva toma su copa y beben.

Rebeca llega ante la caja fuerte, con la combinación en la libretita y se dispone a abrirla.

Mendoza dice a Eva que Plutarco es un trepador, pero confía en que Eva no lo traicione como ese miserable. Eva se comienza a sentir mareada por la droga y cae inconsciente. Mendoza saca una cámara para fotografiarla desnuda, le mueve la cabeza, se le cae la peluca y descubre que Eva es Juan Carlos.

Onésimo, furioso, le da una patada a la puerta del baño y sale.

Mendoza amarra a Juan Carlos con una sábana y lo mete al clóset con su bolso y su peluca, descubre sus celulares, los apaga y los deja por ahí.

Rebeca abre la caja fuerte y se da cuenta que Mendoza se le adelantó y se llevó los dólares, cuando Onésimo le llama y le dice que el dinero que se llevó Mendoza es falso. Rebeca impactada.

Adriano presenta al Lic. Arenas, como el contralor que se hará cargo de la investigación y pregunta por Mendoza, porque será requerido por Arenas. Helena amable, se pone a las órdenes de Arenas, para mostrarle la documentación.

Onésimo le dice a Rebeca que se ponga buza-caperuza, porque Plutarco lo mandÓ matarla y si no lo hace él, lo hará el propio Plutarco. Rebeca aterrada, Onésimo le vuelve a decir que se vayan con los tres millones. Rebeca ni loca se irá con un naco, primero se va con Mendoza.

Mimí va a Grupo Imperio y se encuentra con Adriano, a quién le dice que viene a ver a Lucía para ponerse de acuerdo y organizar la boda. Adriano le confiesa que tiene miedo de ser un papá muy mayor.

Arenas revisa la documentación que le ha dado Helena y comenta no hay sustento para acusarla. Helena se alegra.

Lucía informa a Helena que se casa la próxima semana. Helena casi se ahoga.

Adriano no entiende cuál es el motivo de la tristeza y el llanto de Mimí, ésta le confiesa que está embarazada.

Rebeca llama a Mendoza para darle pruebas de la infidelidad de Plutarco, pero Mendoza ya no la necesita, pues tiene algo mil veces mejor. Ella dice que seguramente los tres millones. 'Precisamente esa es la traición de Plutarco, pues el dinero es falso', responde Mendoza. La espera en su hotel, para que se agasaje con él. Rebeca queda frustrada pues está cansada de que la traten como objeto sexual, toma la urna de las cenizas de Antonia y descubre un sobre con pasaportes falsos de Plutarco.

Adriano anima a Mimí, pues está esperando un bebé, que debe ser motivo de alegría. Mimí le dice que el papá del bebé es un efe, efe, efe, muy risueño, que a veces tiene muy mal genio, pero que es buena gente. Adriano no se da por aludido, le dice que ya no lo ayude con la boda, pues está embarazada. Ella dice que está embarazada, no enferma y que cuente con ella para la organización, ya que será un evento inolvidable.

Helena regaña a Lucía, pero ella explica que si el sueño de su vida es casarse y no lo ha logrado, es porque antepone la boda al amor y ahí esta el error. Helena no entiende. Lucia dice que en el siglo diez y tantos, la novia se casaba sin conocer al novio y vivían felices para siempre. Helena le dice que no se vaya a casar sin amor. '¿Y dónde vas a vivir?', pregunta. Lucía hace puchero y dice que en un pueblito de E. U. Helena, atónita.

Eugenia, ilusionada, dice a Claudia, que su deseo es llevar el teatro a la gente de bajos recursos.

Plutarco llega a su casa, se da cuenta que ya no están los tres millones, ni sus pasaportes, y de inmediato le llama a Mendoza para reclamarle. Mendoza le da una hora para verse en su hotel y le cuelga. Plutarco, furioso.

Mimí está preocupada porque ni Eva ni Jota Ce, le contestan.

Mendoza reclama a Plutarco que su trampa no le haya salido, porque si no, ahorita estaría en la cárcel. Plutarco no entiende de qué le habla y le pide que le cuente sobre Eva y por qué se llevó sus pasaportes. Ahora Mendoza no sabe de qué le habla, pero descubrió algo que vale oro. Ambos se miran con desconfianza, sin entender acusaciones mutuas.

Helena angustiada porque le llama a Juan Carlos y manda a buzón.

Plutarco dice que no lo podrá chantajear con los pasaportes. Mendoza no sabe de qué le habla, él se refiere a algo choncho. Plutarco no sabe de qué le habla. Mendoza dice que lo que tiene en su poder, vale el 60% de acciones y que los tres millones son falsos. Plutarco asegura que es dinero legal. Mendoza se va. Plutarco queda furioso.

Adriano se sorprende al encontrarse a Helena, ambas fueron a ver a Eva. Helena le dice que no hay nadie en la pensión.