Publicidad | Vea su anuncio aquí

Eduardo Palomo sigue siendo recordado a nueve años de su muerte

Eduardo Palomo

Eduardo Palomo es un galán de telenovela inolvidable para el público.

- Mezcalent.com

Corazón Salvaje 2

FOTOS:  Los peores remakes de telenovela

Ver fotos
Eduardo Palomo

FOTOS:  Eduardo Palomo, un galán inolvidable

Ver fotos
Huracán telenovela

FOTOS:  Angélica Rivera y Eduardo Palomo un Huracán

Ver fotos

A nueve años de su muerte, el actor mexicano Eduardo Palomo sigue en la memoria del público por su papel de Juan del Diablo en la exitosa telenovela Corazón Salvaje (1993), en especial en la vida de sus hijos Fiona y Luca, quienes han decidido seguir sus pasos y dedicarse al medio artístico.

¿En qué telenovela recuerdas más a este galán?

Fiona, de 14 años, desea ser modelo profesional, mientras que Luca de 12 tiene un grupo de rock, junto a Nicolás, el hijo de Ludwika Paleta y Plutarco Haza.

Eduardo Estrada Palomo nació el 13 de mayo de 1962 en la Ciudad de México; ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para cursar Diseño Gráfico, pero abandonó la carrera para dedicarse a la actuación.

Más tarde, se instruyó en el arte histriónico bajo la tutela de Julio Castillo en el Instituto Andrés Soler; además, estudió canto, baile y expresión corporal y fue alumno del Centro de Educación Artística (CEA) de Televisa.

En 1974, debutó en teatro con la obra Los 10 mandamientos y un año después participó en la puesta infantil Mi dulce sueño; su trabajo en este ámbito abarcó un total de 15 producciones, entre ellas Réquiem a Mozart, Complacencias, Sugar y Enemigo de clase.

Su trayectoria en televisión es la faceta por la que fue más conocido, los primeros melodramas en los que colaboró fueron Por Amor (1981), Lo Que El Amor No Perdona, Mañana Es Primavera (ambos de 1982), Eclipse (1984), El Ángel Caído, Juana Iris (los dos de 1985) y Cautiva (1986).

Además, intervino en Lista Negra, Tal Como Somos (en 1987), La Casa al Final de la Calle (1989), Yo Compro Esa Mujer, La Fuerza del Amor (en 1990), Alcanzar Una Estrella II, La Pícara Soñadora (en 1991) y Triángulo (1992).

En 1993 interpretó a Juan del Diablo en Corazón Salvaje, telenovela que lo catapultó a la fama internacional. Compartió escenas al lado de Edith González, Ana Colchero, Ariel López Padilla y Claudia Islas, entre otros.

Ese mismo año, probó suerte como cantante y lanzó su primer y único material discográfico llamado Mover el tiempo, que obtuvo críticas nada favorables.

Un año después, contrajo matrimonio con la también actriz Carina Ricco, con quien procreó dos hijos: Fiona Alexa, nacida en 1998, y Luca, que llegó al mundo en 2000.

De su trayectoria en cine se cuentan proyectos como Rojo amanecer (1989), La mujer de Benjamín (1990), Bandidos, Gertrudis Bocanegra (ambos de 1991), Las mil y una aventuras del metro (1993), Crónica de un desayuno (1999) y El misterio del Trinidad (2003), por mencionar algunos.

Además, incursionó en el doblaje al español al prestar su voz a Tarzán, en la película animada del mismo nombre, en 1999.

En 1996 regresó a las telenovelas con Morir dos veces, que estelarizó junto a su esposa Carina Ricco. A este título le siguió Huracán (1997), junto a Angélica Rivera; y Ramona (2000), con Kate del Castillo, misma que cerró su carrera en la pantalla chica mexicana.

En 2003, interpretó el papel de Lazareno en la serie estadunidense Kingpin e integró el reparto de la que sería su última película, Un día sin mexicanos, que se estrenaría tres meses antes de su muerte.

El 6 de noviembre de ese año, Eduardo Palomo falleció a los 41 años de edad a causa de un infarto, mientras cenaba con unos amigos en un restaurante de Los Ángeles, California.

Entre los proyectos que dejó inconclusos figura la obra de teatro Una pareja con ángel, que pretendía presentar en Estados Unidos y México, además de que participaría en la Muestra de Cine de Arc Light en Hollywood.

Con motivo de su tercer aniversario luctuoso, Carina Ricco cumplió el sueño de su marido al estrenar Una pareja con ángel en marzo de 2006; lo recaudado por las funciones se destinó a la educación de los niños latinos que viven en el territorio estadunidense.

Su viuda aseguró en su octavo aniversario luctuoso que el artista siempre ocupará un lugar especial en su corazón, además de que ella y sus hijos lo recuerdan en todo momento.

¡Síguenos en Twitter y Facebook!

 

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí