Publicidad | Vea su anuncio aquí

Los matices de Delia Fiallo

Delia Fiallo fue homenajeada en Miami

Delia Fiallo fue homenajeada en Miami - El Gordo y La Flaca / Univision

Delia Fiallo fue homenajeada en Miami

VIDEO:  Delia Fiallo fue homenajeada en Miami - El Gordo y La Flaca / Univision

Ver videos
Esmeralda

FOTOS:  Ojos de Esmeralda

Ver fotos

Los multiples rostros de Delia Fiallo

Aunque el guionista siempre ha sido un ser anónimo para el público, el nombre de Delia Fiallo es conocido por todos los telenoveleros. Doña Delia es parte de la aristocracia del género. Algunos la adoran por hacerlos soñar por ya cuatro décadas. Otros la vilipendian por perpetuar en lacrimógenos “culebrones” conceptos machistas y retrógrados. Antes de enjuiciarla tan someramente, valdría la pena revisar su obra y encontraríamos allí contradicciones, aportes y más de una sorpresa.

Cenicientas y un héroe violador

Efectivamente, la Sra. Fiallo fue la heredera de las grandes guionistas cubanas de radioteatro. Ella prolongó “el Modelo Cubano” con sus madrecitas sufridas, sus Cenicientas minusválidas enamoradas de “niños bien” y esos hijos perdidos o cambiados al nacer.

Quizás más grave, Delia Fiallo creó personajes masculinos machistas y dominantes, incluyendo la elaboración de ese individuo nefasto a quien la audiencia femenina pretende despreciar mientras sigue hipnotizada sus andanzas. Me refiero al “héroe-violador”  que aparece en las múltiples variaciones de Emilia, en Una Muchacha Llamada Milagros y por supuesto en Leonela.

Sin embargo, la creación de este personaje, fue sólo uno de los muchos tabúes que Delia Fiallo destruiría en su prolífica carrera. De su pluma surgió Lucecita, la primera heroína en acostarse con un hombre casado, a la que seguiría en 1982, la adultera protagonista de Mi Querida Mamá (o Marielena). En Te Sigo Amando (refrito de Monte Calvario y que ahora veremos omo La que no Podía Amar) aunque virgen, Julissa(Claudia Ramirez) es una mujer casada con un inválido, que se embaraza del médico de su esposo (¿Ecos de Lady Chatterley?).

Siguiendo en esa línea, en Leonela por primera vez una heroína considera la opción de abortar un hijo no deseado. En La Srta. Elena (Vivo por Elena), Ligia Sandoval y Peregrina  la heroína termina casándose con un hombre que no fue su primer amante. En Esmeralda, el héroe pide a la heroína que aborte un hijo que no cree suyo. En Mariana de La Noche, la heroína es hostigada sexualmente por su supuesto padre, y el héroe se acuesta con su supuesta tía. ¡Doña Delia se las traía!

Pionera del mensaje didáctico

Pero no sólo fue atrevida en lo que se refiere a materia sexual. A fines de los 70’s, fue una pionera de la “novela didáctica” e incluyó en sus argumentos denuncias sociales en contra del maltrato infantil, del abuso doméstico, y del flagelo del  alcoholismo y las drogas en Una Muchacha Llamada Milagros, Rafaela y La Zulianita .Una de sus innovaciones fue la de crear subtramas y personajes secundarios tan interesantes que a veces opacaban a la pareja principal. Eso le permitió incluir muchos personajes juveniles con problemas propios de su edad.

Aunque parezca increíble, casi tres décadas antes de Betty La Fea, Doña Delia narró la desdicha de una mujer reprimida por su falta de atractivo que le impide amar y ser feliz, en Lisa, Mi Amor (Buenos Días Isabel). Las heroínas de Delia Fiallo crecieron (en personalidad y cultura) con los tiempos. De las domésticas y modistas de sus primeras obras, pasaron a ser secretarias, luego actrices y modelos, para terminar en profesoras, médicos y abogados.

Delia Fiallo fue una escritora versátil. Manejó el drama rural (Mariana de la Noche, Te Sigo Amando);  el drama médico (Rafaela), el mundo del cine (Morelia) y del modelaje (Cristal, El Privilegio de Amar, Triunfo del Amor); el realismo mágico (Mar de amor),  el circo (Peregrina) y la cruda realidad del universo carcelario (Leonela).

Por  años, esta guionista cubana no paró de tejer sus enmarañadas tramas, que aún ahora podemos disfrutar en  las nuevas versiones que nos regala Televisa. ¿ Ñoña o audaz ? ¿Conservadora o precursora? No se sabe. Lo que nunca podrá negarse es la tremenda contribución de Delia Fiallo a la telenovela.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí