Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Era Colonial
  • Modas de la Era Colonial
  • Modas de la Era Colonial
  • Modas de la Era Colonial
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Lucero en la Insurgencia
  • Lucero en la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Lucero en la Insurgencia
  • Lucero en la Insurgencia
  • Lucero en la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Lucero en la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas de la Insurgencia
  • Modas del Bicentenario
  • Modas del Bicentenario
  • Modas del Porfiriato
  • Modas de la Revolución
  • Modas de 1860's
  • Modas del Bicentenario
  • Modas de 1860's
  • Modas de 1860's
  • Modas de 1860's
  • Modas de 1860's
  • Modas de 1860's
  • Modas de 1860's
  • Modas de 1860's
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas del Porfiriato
  • Modas de la Revolución
  • Modas de la Revolución
  • Modas de la Revolución
  • Modas de la Revolución
  • Próximo álbum

La moda de las novelas de época

El vestuario de las telenovelas de época tienen colorido y dramatismo, como este que utilizó Lucero en Alborada.
En Pasión William Levy interpretaba a un molinero, por eso la sencillez y comodidad en el vestuario.
En Pasión vimos como las damas aristocráticas de la Era Colonial tenían acceso a la última moda de la corte de Versalles. Miren esos vestidos dignos de María Antonieta.
No ocurría así con las criollas pobres, como el personaje de Kika Edgard, que debían contentarse con un solo traje de gala. Las telas eran carísimas ya que debían exportarse de Europa o del Oriente.
Los criollos y la Nueva España, como se llamaba México eran oprimidos por corruptos representantes del Rey que gozaban de todos los lujos como denosta el vestuario recargado, casi femenino, y la complicada peluca dieciochesca de Don Jorge (Juan Ferrara) de Pasión.
Cuando Napoleón invade España a comienzos del Siglo XIX, los criollos ven una oportunidad de sublevarse al poder del corrupto Virrey de Iturrigaray (Emilio Echeverría) y de su esposa Inés (Tiare Scanda), cuya ambición es tan voluminosa como su peinado. Así lucieron en la miniserie Gritos de muerte y libertad.
Contra ellos se alza un nuevo ejército dirigido por hombres como el Padre Hidalgo, personaje encarnado por Juan Peláez en la telenovela La Antorcha encendida.
Aunque la mejor telenovela para ilustrar la moda de esa época fue Alborada donde Lucero y Fernando Colunga modelaron el vestuario de esa última década de Era Colonial.
La moda de ese tiempo la dictaba la Francia napoleónica donde estaban obsesionados con el neoclasicismo, un renacimiento de las culturas de Roma y Grecia que se manifestaba en un vestuario femenino lleno de drapeados clásicos.
Debido a que esta moda coincidía con el Imperio de Napoleón, se la conocía como "estilo Imperio" y su mayor característica era un corte bajo el busto acompañado de profundos escotes.
Por primera vez en siglos, las mangas se usaban cortas y abullonadas, pero para el invierno se sobreponian sobre otras mangas más largas que llegaban a la muñeca
Hasta para dormir se usaba ese corte tan favorecedor que disimulaba llantas y caderas ampulosas.
Debido al invento del telar mecánico, había telas más variadas y con nuevos diseños. Aunque el color predilecto era el blanco, también se usaban estampados, o telas bordadas.
Era una moda inspirada en conceptos de libertad de movimiento y de armonía de formas. Por eso las mujeres jóvenes usaban el cabello en largas cascadas de rizos.
Las damas maduras, en cambio llevaban el cabello en alto, imitando peinados de esculturas clásicas. Ahí, se imponía el toque típicamente ibérico de la peineta y la mantilla que siguieron e boga hasta después de la Insurgencia
Sin embargo ya llegaban de Europa, los sombreros, como esta capota que luce Olivia Buccio. Otra moda importada de Europa eran los chales ligeros que reemplazaron a rebozos y mantones de Manila.
Este es un abrigo de comienzos del siglo XIX. Es ajustado al talle, y a pesar de su tono rosa tan femenino, sigue el modelo delas levitas de los caballeros de entonces.
El estatus de cada persona, en esos últimos años de dominio español, definía su manera de vestir. El rojo carmesí del vestido de Perla (Vanessa Guzmán), la delata como una practicante del oficio más antiguo del mudo.
Esta preciosa moda seguiría en boga en México hasta el reinado de Iturbide.
La ropa masculina se dividía en los que seguían el estilo dieciochesco, con ropas bordadas y con telas muy finas como este traje que luce Arturo Peniche y otros que adoptaban "looks" más masculinos y sencillos.
Los hombres para sus ratos intimo habían adoptado la moda turca de largas batas alcolchadas. El Conde sólo se quitaba la suya para violar a sus víctmas
Aquí se contraponen los dos "looks". Luis Roberto Guzmán, un aristócrata del Viejo Régimen lleva el cabello largo y trenzado y viste una casaca bordada a mano. Su primo, Fernando Colunga usa una casaca de estilo más contemporáneo,,corta adelante con largos faldones.
Para dormir las damas cubrían sus cabezas con gorros ribeteados de vuelos. Pero la Reina María Antonieta impuso una moda de usarlo para la casa durante el día. Lamentablemente, las mujeres del pueblo que la derrocarían también lo usaban, por lo que los ingleses al adoptarlo como moda los llamaron “mob caps” (gorros de la plebe)
La primera mitad del siglo XIX será época de batallas para México, dividido por guerras civiles y una guerra con los Estados Unidos en 1848. En la foto, de la telenovela Ramona, Angus O’Phaile (René Casados) viste el uniforme de los San Patricio, un batallón de los soldados irlandeses que desertó para unirse a los mexicanos.
Aunque vivía en la California de 1860’s, Ramona (Kate del Casillo) usa vestidos con marcada influencia mexicana. Ese dos piezas estampado imita el traje de montar masculino, hasta con el sobrero alón.
A mediados del Siglo XIX, en México hay un imperio regido por un extranjero, Maximiliano de Austria. El Emperador y su esposa Carlota de Bélgica, traen modas parisinas a tierras aztecas. La emperatriz pone de moda las capotas de paja y las faldas anchas como las que usaba Laura Flores al comienzo de la última versión de Corazón Salvaje.
Pero los mexicanos se levantan en armas contra el Emperador, dirigidos por su presidente electo Benito Juárez. Hechos descritos en la telenovela histórica El velo del águila, donde Ernesto Gómez Cruz da vida a presidente Juárez. Noten la corbata de pajarita que se usaba entonces.
Estas guerras inspiran la trama de Amor real, telenovela escaparate para las modas mexicanas, tanto femenina como masculina, del México decimonónico. Matilde(Adela Noriega) la heroína, aparte de mostrarnos lo que es estar dividida entre dos amores que representan a bandos políticos opuestos, también luce vestidos preciosos
La moda de a mediados del Siglo XIX se caractrizaba por la cintura definiday unas faldas amplisímas bajo las cuales se usaba una armazon de varillas de metal llamada "miriñaque"
México era una economía agrícola y ganadera, sus fortunas se hacían en las grandes haciendas. El hacendado no tenía tiempo para modas. Su vestuario era sencillo, en el jugaba gran parte la piel del ganado que le servía para botas, accesorios y cepillada (gamuza) para abrigos y chamarras.
Aquí Manuel se pone elegante para la ciudad. Levita larga y una corbata un poco más ancha que la que usan hoy día. Adela Noriega está de miriñaque y no suelta la sombrilla con la que las damas de entonces se protegían del sol. Mauricio Islas viste de campo. Manta típica y pantalones de mezclilla, antecesores de los jeans que ya Levy-Strauss había puesto de moda en el Lejano Oeste.
Así se vestía la alta sociedad mexicana para ir a una boda. Todavía la mantilla como la que luce Ana Bertha Espín no era desterrada por sombreros. Noten el pequeño bolso de Helena Rojo, se los llamaba “retículos” y servían para cargar las sales con las que las damas de entonces, prisioneras del corsé ,se atendían cuando les faltaba el aire
A mediados del siglo XiX, el Occidente entró a Japón y se pusieron de moda estilos niponeses “europeizados”. Un ejemplo son las mangas “pagoda” y el peinado semi geisha de Mariana Levy
A los elegantes de la época se les conocía como “petimetres” y un buen ejemplo fue Mario Iván Martínez en Amor Real. Observen su traje de corte muy detallado con un chaleco rameado, que en el vestuario de los "dandis" de la época no debía estar confeccionado de la misma tela del traje. Complementan el atuendo, el sombrero de copa y el bastón.
Una combinación de ropa elegante y estilo campirano. Mauricio Islas lleva el típico sombrero mexicano y una manta con diseños indígenas, pero debajo luce un chaleco escosés
Pero también es la época de la bohemia y de rebeldías juveniles que se manifiestan en el vestuario. Como los poetas franceses, Humberto (Ernesto Laguardia) usa larga capa, chalecos floridos, barba de candado y una larga melena que exaspera a su padre.
Tras la muerte de Don Benito gobernará México, y por más de treinta años, el General Porfirio Díaz. Esta época conocida como el Porfiriato trae otras modas. Se van los miriñaques, las faldas se ajustan y los sombreros se hacen más grandes. Tal como los vimos en Corazón Salvaje(2009).
La moda femenina entre 1870 y 1890 se caracteriza por el polizón, almohada de crin que se coloca en la parte de atrás de todas las faldas y que atrae la vista masculina al “derriere.” El color rojo se vuelve respetable y está en boga sobre todo para los vestidos de noche como el que lleva Aimee (Aracely Arámbula)
Los caballeros de la época usan sombrero de copa, y cravate, la antecesora de la corbata. Pero las levitas se hacen mas cortas.
En Europa y en Estados Unidos se pone de moda entre jóvenes deportistas, escolares y clase obrera la gorra con visera que lleva puesta Gabriel (Sebastián Zurita) en Corazón Salvaje (2009).
Una pareja de la alta sociedad de la última década del Porfiriato. Si no fuera por el color parecería una fotografía de comienzos del Siglo XX. Parte dela excelente caracterización histórica de la versión de Corazón Salvaje de 1992, fue el cuidadoso detalle en el diseño de vestuario.
La moda se vuelve muy femenin, se permiten los escotes cuando hace calor, en la intimidad de una casa o para vestidos de noche. La figura de reloj de arena se consigue gracias al corsé. Ya no se usan ni miriñaques ni polizones. La faldas son rectas y de corte A.
Es la Edad de Oro de los sombreros. Se estilan las pamelas gigantes o “pictures hats” en inglés y cada una es una obra de arte con todo tipo de detalles y accesorios instalados sobre la amplia plataforma.
Dos señoritas de la alta sociedad de comienzos del siglo XX. Las damas alternan los vestidos con trajes sastres. Las blusas son un primor de encajes y blondas. Suelen tener cuellos altos cerrados por camafeos
La lingerie se ha simplificado. Ya no hay cinco enaguas. Los culottes son de batista y llegan a la rodilla. Se complementan con camisolas de la misma tela y el omnipresente corsé de ballenas.
Pero para dormir, las damas siguen usando pesadas y cerradas camisas de dormir de algodón, batista o muselina con aplicaciones de encaje. Los caballeros también usan camisones, menos los héroes como Juan del Diablo (Eduardo Palomo) que prefiere dormir desnudo.
El país se cansa de la dictadura. Hay protestas constantes contra El General Díaz y en 1910 estalla la Revolución mexicana. En Alondra vemos la moda de esa primera década del Siglo XX. Todavía muy femenina con grandes y románticos sombreros.
Pero para 1909, la moda va cambiando. La cintura sube hasta bajo el busto como una recuperación del estilo Imperio. Es el primer Centenario de la Independencia y jovencitas como Leonarda Ruan (Aracely Arámbula), de Pueblo Chico, Infierno Grande, comienzan a vestirse de manera más simple. Con sombreros más pequeños pero igualmente extravagantes.
Para cuando Alondra, retorna de Europa en 1912, el presidente de México es Francisco Madero. La moda es ahora una casi imitación de la de la de la Era de la Insurgencia, incluso con el detalle de las mangas sobrepuestas. El toque moderno lo pone el sombrero de paja parecido a los que usan los caballeros de la época.
El asesinato de Madero es seguido por años sangrientos de revolución. La imagen femenina revolucionaria es de guerrillera o “Adelitas” cuyas modas han quedado incorporadas a los trajes típicos regionales mexicanos como el que lució Nora Salinas en Fuego en la sangre.

La moda mexicana, desde la Colonia hasta la Revolución, vista a través de los ojos de las novelas de época.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

10 grandes de las telenovelas

¿Fernando o Diego? ¿A quién le dirías 'Mi Corazón es Tuyo'?

¡Son hermanos y están enamorados de la misma mujer!

El Cártel de Cali comenzó su guerra contra Escolar

Disfruta más imágenes
a tu izquierda